HISTORIA DE LA FORJA

La forja

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

La forja ha formado parte muy importante de la historia humana desde su aún desconocido descubrimiento. Para quienes nos dedicamos a realizar todo tipo de trabajos en metal, no podríamos concebir nuestro oficio sin ella.

Es por esto que hoy desde Metalcon, como empresa de carpinterías metálicas en Murcia y Alicante, os vamos a explicar qué es y cuál es brevemente la historia de la forja. Una historia que aún no se conoce con total exactitud cuándo comenzó.

Qué es la forja

La forja es básicamente un proceso de fabricación que consiste en dar forma al hierro y otros materiales mediante la aplicación de calor y de fuerzas de compresión. El metal que se forja es más resistente al impacto y más dúctil y fuerte que el metal fundido.

Con la forja se han creado multitud de utensilios en hierro y otros metales desde la más remota antigüedad, como por ejemplo las espadas. Cada vez que veas una película en la que se utilicen, piensa que es gracias a la forja por lo que pudieron crearse.

La forja

La deformación del metal se puede hacer de dos maneras diferentes: 

  • Por impacto, bien sea utilizando martillos u otros utensilios de forma intermitente.
  • Mediante la aplicación de presión, usando pesos de manera continua.

Al utilizar el método de la forja no se produce arranque de viruta, por lo que es más económico que otros métodos de conformado de metales, gracias al ahorro de material que se consigue.

Un poco de su historia

La historia de la forja es muy antigua y también muy compleja, ya que no sabemos exactamente todavía la fecha en la que se descubrió. Aunque los primeros utensilios de hierro datan del año 3000 a.c., se utilizaban adornos antes de esa época y los griegos ya conocían la forja hacia el 1000 a.c.

Actualmente, se clasifican como hierro forjado todas las aleaciones elaboradas por los primeros artesanos del hierro. Para crear esas aleaciones debían calentar carbón vegetal junto a la masa de mineral de hierro, dando lugar a una masa esponjosa de hierro metálico.

La fuerza da la forma

A continuación, y mientras la esponja estaba incandescente, golpeaban con fuerza para lograr fijar y soldar el hierro. En algunas ocasiones y de manera accidental esta técnica de fabricación daba lugar a un verdadero acero, en vez de a hierro forjado. De este modo, estos mismos artesanos aprendieron a fabricar el acero calentando en recipientes de arcilla durante varios días el carbón vegetal y el hierro forjado.

Breve historia de la forja - METALCON

La historia conocida de la forja nos dice que después del siglo XIV la dimensión de los hornos utilizados para la fundición se incrementó.

Además, también se aumentó el tiro de los mismos para forzar el paso por la carga de los gases de combustión.

En estos hornos el mineral de hierro que se encontraba en la parte superior se convertía en hierro metálico, y con ello atraían más carbono como consecuencia de los gases que lo atravesaban.  El resultado recibía el nombre de arrabio, una aleación que se funde a menor temperatura que el hierro forjado o el acero. Y este arrabio sería el que luego se refinaría para acabar fabricando el acero.

Una técnica que en su base sigue intacta

Actualmente, los altos hornos que se utilizan son modelos mucho más perfeccionados en todos los sentidos que los usados antiguamente. Pero si bien las técnicas para los trabajos en metal han avanzado mucho, la base de la forja sigue siendo exactamente la misma.

Esperamos que os haya parecido interesante esta breve explicación de la historia de la forja, así como el proceso que tiene esta técnica. Y si deseáis que nuestros expertos os asesoren sin ningún compromiso o realizaros cualquier trabajo de forja con la máxima calidad, contactadnos y estaremos encantados de atenderos.

 

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

Deja una respuesta